Separación de sólidos y líquidos

Los programas de separación de sólidos y líquidos son necesarios para que el tratamiento del efluente cumpla con los requisitos de descarga y evite la acumulación de sólidos en los sistemas de agua residual. Existen varios métodos de tratamiento de efluente industrial, como sedimentación, tamizado, flotación y filtración.

Nuestro equipo de apoyo técnico de separación de sólidos y líquidos promedia más de 25 años de experiencia de campo en aplicaciones con las siguientes tecnologías de tratamiento de efluente:

Capacidades de simulación y pruebas

Tratamiento biológico para eliminación de demanda bioquímica de oxígeno (DBO) y demanda química de oxígeno (DQO)
Ablandamiento químico para eliminar la dureza cálcica y magnésica
Flotación por aire disuelto
Filtración por membrana
Filtración con múltiples medios
Detactificación de pinturas
Tratamiento físico y químico de metales y fosfatos
Desemulsificación de residuos aceitosos
Separadores: centrífugas, ciclones, mallas, filtros de cartucho, tamices de flujo transversal y electroósmosis
Sedimentación y clarificación
Espesamiento y deshidratación de lodos

Los siguientes componentes pueden mitigarse con el tratamiento de efluente

Sólidos suspendidos

Aunque no existe una definición precisa, los sólidos suspendidos tienden a medir más de 1 o 2 micras. Contaminantes visibles a simple vista, por lo general pueden filtrarse del agua con papel filtro común. Si se permite que el agua repose, los sólidos suspendidos se sedimentarán en el fondo del contenedor con el paso del tiempo.

Sólidos disueltos

Los sólidos disueltos no son visibles a simple vista y no pueden eliminarse del agua por filtración. La definición estándar de los sólidos disueltos es material con tamaño usualmente menor a 0,45 micras. Hay dos tipos de sólidos disueltos:

  • Sustancias normalmente solubles: materiales que se vuelven más solubles al aumentar la temperatura, como la sal de mesa y el azúcar. Cuanto más caliente esté el agua, más de estos materiales se disolverán.
  • Sustancias inversamente solubles: normalmente conocidos como iones de dureza y por lo general limitados a sales de calcio, magnesio, estroncio y bario en el tratamiento de agua, estos materiales se vuelven menos solubles al aumentar la temperatura, por lo cual tienden a formar incrustaciones en las superficies calientes de una caldera o en los tubos de un intercambiador de calor. El tratamiento de agua sería un asunto sencillo si no fuera por las sales de dureza inversamente solubles.

Sólidos coloidales

Son sólidos que no son tan pequeños como para considerarse disueltos, ni tan grandes como para considerarse suspendidos. Por lo general, los materiales coloidales aparecerán como “neblina” en el agua y no es posible ver las partículas individuales a simple vista. Los materiales coloidales por lo general miden unas 0,45 a 2,0 micras. Los sólidos coloidales no se sedimentan en el agua porque son tan pequeñas que son muy afectadas por sus cargas iónicas superficiales. Por lo tanto, se dice que una suspensión coloidal en agua es una suspensión estable.

El color es un tipo de suspensión coloidal. Las moléculas orgánicas que le dan color al agua superficial cruda no son más que macromoléculas que corresponden a la gama más pequeña de tamaño coloidal. En el agua, estas macromoléculas adquieren una carga iónica superficial que las estabiliza e impide que se asienten.