¿Por qué no debe subestimar su sistema cerrado de agua de enfriamiento?

¿Por qué no debe subestimar su sistema cerrado de agua de enfriamiento?

Por Brad Buecker, publicista técnico sénior

Muchas veces, el personal de la planta se centra en los sistemas primarios de agua de enfriamiento de sus instalaciones, y no le ponen mucha atención a los sistemas cerrados de agua de enfriamiento (frecuentemente numerosos). Sin embargo, una falla en uno de estos sistemas podría provocar el cierre de una parte o más de la planta.

Además, los operadores muchas veces quieren, operar estos sistemas con agua de servicio no tratada como aporte, cuando el uso de condensado de alta pureza brinda mucha más flexibilidad para el control de la química. Un sistema cerrado con buena integridad por lo general requiere muy poco aporte. Además, si se utiliza el condensado para reposición del sistema y el aporte subsiguiente, se minimizan los problemas relacionados con la formación de incrustaciones.

Control de corrosión

La principal preocupación se convierte en el control de corrosión, el cual por lo general es bastante sencillo mediante el uso de agentes comunes como nitrito de sodio o molibdato de sodio. Estos productos químicos inducen la tubería de acero al carbono y otros componentes a formar una capa pasiva, siempre y cuando las concentraciones químicas se mantengan en el intervalo apropiado. (El monitoreo semanal y la reposición de productos químicos, de ser necesario, son criterios comunes). En los sistemas que contienen tubos de intercambiador de calor de aleación de cobre, los compuestos de azol tienen un historial comprobado de protección contra la corrosión.

Crecimiento microbiológico

Un aspecto que en ocasiones se pasa por alto hasta que surgen problemas, es que ciertos programas de tratamiento, como aquellos basados en nitritos, pueden permitir el crecimiento microbiológico en el sistema cerrado. Este ensuciamiento puede restringir la transferencia de calor e incluso, en ocasiones, obstruir la tubería de diametros pequeños. Hay varios biocidas no oxidantes disponibles para el tratamiento de sistemas de agua de enfriamiento abiertos y cerrados, y usualmente es bastante sencillo seleccionar un producto a partir de análisis de laboratorio de los organismos en cuestión.

Anticongelación

Algunos sistemas cerrados, en particular en los climas septentrionales, pueden tener glicol como aditivo para evitar la congelación en el invierno. Al igual que en un automóvil, es importante revisar periódicamente la concentración de anticongelante y el pH del sistema. Con el paso del tiempo, el glicol se descompone para formar ácidos orgánicos de cadena corta que pueden aumentar el potencial de corrosión del líquido. Puede ser necesario un poco de purga y relleno ocasionalmente. 

Para obtener información sobre los inhibidores de corrosión de ChemTreat, haga clic aquí.

Comuníquese con ChemTreat para obtener ayuda en el diseño de un programa de tratamiento personalizado para su aplicación. Al igual que con otras tecnologías, se requiere debida diligencia para determinar la viabilidad de utilización de los métodos. Siempre consulte los manuales y las guías de su equipo.